Altamira, con la vista puesta en el futuro

Hipódromo Político

por Carlos G. Cortés García

 

ALTAMIRA, CON LA VISTA PUESTA EN EL FUTURO

En Altamira, la administración municipal de Armando Martínez Manríquez, está aprovechando todos los elementos a su alcance para construir un proyecto con futuro, que ofrezca nuevas oportunidades a la sociedad de Altamira. El alcalde, cuenta con la formación, la capacidad y la experiencia, para cumplir sus compromisos de campaña con la sociedad e ir más allá. Y lo va a hacer. De eso no hay duda.

Tres o seis años para la vida de una ciudad o de un país no es nada. Es sólo un suspiro en el tiempo. Por esta razón, quienes llegan a encabezar un gobierno municipal, estatal o federal, tienen que hacer un diagnóstico puntual del estado en que se encuentra el territorio que habrá de gobernarse. Y a partir de este análisis, entonces sí, es posible, diseñar una estrategia para enfrentar los retos por venir. Este es un principio básico de la administración pública y gobierno, que se aprende en las universidades, en la formación como administrador público o como politólogo, ya sea en la licenciatura, la maestría o el doctorado.

Quienes, en nuestra formación profesional, hemos adquirido estos conocimientos, lo entendemos y tenemos la capacidad de poner en práctica estos principios y ponerlos en operación. Y con fines de planeación estratégica, precisamente, es que se da a los gobiernos un tiempo razonable para que se organice y empiecen a verse resultados. No se pueden accionar cambios de la noche a la mañana. Gobernar es un proceso que tiene sus tiempos y sus movimientos.

Antes, salía una administración y entraba otra. Y el tiempo para conocer el estado del gobierno que se asumía, empezaba en el día 1. No antes. Sin embargo, en la Ley para la Entrega-Recepción de los Recursos Asignados a los Poderes y Ayuntamientos del Estado de Tamaulipas, en su artículo noveno, y que a la letra dice “tratándose del acto de entrega-recepción final de cualquiera de los Poderes, de los Ayuntamientos o de sus entidades, la o las personas legalmente autorizadas para tomar posesión, dentro de los 30 días previos al acto de entrega-recepción, podrán designar un Comité de Enlace, que tendrá por objeto, establecer la coordinación necesaria con el o los servidores públicos que concluirán el desempeño de su función, y que sean designados expresamente para ese efecto por el titular o representante del Poder de que se trate o por el Presidente Municipal que corresponda, con el fin de conocer, de manera general, los recursos y responsabilidades que serán recibidos y facilitar la continuidad de las funciones públicas con motivo de la renovación de sus titulares.

Esta fue una acción legislada para, beneficiar, ante todo, a los ciudadanos, para que quienes llegan a ejercer el servicio público, sepan qué van a recibir, en qué estado y qué cantidad de recursos, para que conozcan, con puntos y comas, las acciones inmediatas que tendrán que aplicar para que el gobierno no deje de operar. ¿Se imagina un escenario así? ¿Qué el gobierno se tarde uno, dos o tres meses en iniciar operaciones cada cambio de administración? Es impensable. Y esto no debe ocurrir.

Ahora sí, arriban al Gobierno e inician las acciones de la nueva administración y, se les concede, un tiempo razonable, para diseñar los proyectos insignia de la administración, aunque los servicios básicos, esos, no se pueden detener: la limpieza pública, el alumbrado, la seguridad, parques y jardines y los documentos que se expiden, esos no se paran, no se detienen.

Para lo otro, para los grandes proyectos, normalmente el plazo que se otorga es de 100 días, para que, presenten “en sociedad” los planes de gobierno, documento que detalla paso a paso los grandes proyectos que ha diseñado la administración de la que se trate. Así operan el Gobierno de Tamaulipas y los municipios, todos, los 43, quienes deben de seguir este ABC del ejercicio de la administración pública.

Y si alguien sabe muy bien de ese tema, es el alcalde de Altamira, Armando Martínez Manríquez, quien, cuenta con las suficientes cartas credenciales en lo académico, para ejercer una buena presidencia. Es egresado de las carreras de Administración de Empresas, Contaduría Pública y Auditor, por nuestra Universidad Autónoma de Tamaulipas. Además, es Maestro en Ciencia Política y Administración Pública, también por la UAT. Cursó un doctorado en Administración Pública de la UAT, y actualmente está en proceso de presentar su tesis para titulación. También ha cursado diplomados en Marketing Político, en Impuestos y diversos cursos de actualización. El alcalde de Altamira tiene las credenciales académicas suficientes para llevar al municipio a buen puerto.

Pero, además de la capacidad académica, el alcalde de Altamira tiene en sus manos materia prima de primera calidad para hacer de ese municipio, una ciudad de avanzada: hacia Altamira está el crecimiento natural del sur del estado; un puerto industrial de nivel mundial que permite el comercio del centro y nornoreste del país con otros rincones del mundo, lo que genera una increíble riqueza económica; una sociedad que aspira a que su municipio desarrolle su capacidad instalada y, sobre todo, que les ofrezca las oportunidades que requieren y que hoy en día tienen que buscarlas más allá de sus fronteras. Y el alcalde tiene la experiencia, la capacidad y el liderazgo para cumplirle a Altamira todos los compromisos que estableció en campaña.

En resumen, el alcalde Martínez Manríquez, tiene varias herramientas para sacar al municipio adelante: las capacidades académicas y la experiencia pública, para poder tomar las decisiones correctas y poder desarrollar una planeación puntual y un mapa de ruta correcto, que al final de su administración le ofrezca otro panorama a la sociedad altamirense. Asimismo, y haciendo gala de sus capacidades políticas, está estableciendo asociaciones estratégicas que le permitan alimentar el Plan Municipal de Desarrollo y, en paralelo, poder desarrollar nuevas obras estratégicas, que le de otra perspectiva y otro nivel al municipio.

Pero, además, no podemos perder de vista que, Armando Martínez Manríquez, por ser un alcalde emergido del Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA, tiene la facilidad de acceder a Palacio Nacional y conseguir apoyos federales de bolsas de diferentes dependencias, que le permitan fortalecer su cartera de proyectos de infraestructura para los próximos años, en sus diferentes ramos: turismo, construcción de vialidades, fortalecimiento de infraestructura hidráulica, y obras de beneficio social y colectivo.

Si me preguntan, podría decirle que hoy Altamira tiene rumbo, logros y un gobierno firme. La administración de Armando Martínez Manríquez avanza en la dirección correcta y a tiempo, lo que beneficia a la sociedad a la que en campaña se comprometió a servir. Y así lo está haciendo. Y se que va a entregar buenas cuentas al término de su gobierno.

Sin embargo, todo el trabajo de planeación, no ha detenido el desarrollo de los servicios públicos. Esos se ofrecen puntuales a la gente. Se construyen diversas obras, llevan a cabo jornadas de sanitización, se remozan parabuses en el municipio, se iluminan escuelas, y se apoya a deportistas, entre otras muchas acciones. Y del DIF Altamira, ni hablar, el organismo asistencial de Altamira, que preside la señora Rosa Irma Luque de Martínez, esposa del alcalde, no sólo es la cara amable del gobierno municipal, sino que lo está ayudando enormemente en las tareas de atención con los grupos sociales de las diferentes colonias, lo que habla de que en el municipio sureño, se suma y se multiplica en lugar de restar y dividir.

PD. 1. El Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca reafirmó este miércoles su apoyo a la Universidad Autónoma de Tamaulipas, luego de recibir en Casa Tam la visita del Rector, Guillermo Mendoza Cavazos, integrantes de su equipo y representantes de la comunidad universitaria.

En ese marco, el mandatario refrendó su compromiso con la educación de los jóvenes tamaulipecos y apoyar a nuestra Universidad, la UAT, “de la que estamos orgullosos”, por ser la casa de excelentes profesionistas, que son motor del crecimiento de Tamaulipas. García Cabeza de Vaca agradeció la visita del Rector y su equipo y refrendó al Rector, su compromiso con la UAT y su voluntad política para seguir apoyando todas las acciones encaminadas a fortalecer a la institución que es orgullo de todos los tamaulipecos”, concluyó.

Por su parte, el Rector Guillermo Mendoza agradeció la invitación del Gobernador, y destacó que la comunidad universitaria está siempre comprometida con el desarrollo del estado. “De nuestra comunidad universitaria surgen los líderes que le entran de lleno y sin miedo al desarrollo de Tamaulipas”, expresó Mendoza Cavazos.

PD. 2. Con dos agresiones al día, una cada hora, y una impunidad casi total, la violencia contra los periodistas se perpetúa en un México con ineficaces medidas de protección y críticas diarias a los medios por parte del presidente de México. “Matar periodistas en México no tiene ninguna consecuencia. A lo sumo se puede lograr que algún autor material, quien jaló el gatillo, sea procesado, pero no necesariamente se va a llegar a los autores intelectuales”, afirmó el director para México y Centroamérica de la ONG Artículo 19, Leopoldo Maldonado. ¿Preocupante? Sí y mucho.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en Twitter @MXCarlosCortes.

Horizonte de Matamoros

Horizonte de Matamoros un medio independiente...