En materia de deuda pública, el Gobierno de la Ciudad de México ha mantenido políticas que procuran su estabilidad al considerar los recursos de crédito como un complemento de los ingresos de la capital del país, los cuales se canalizan exclusivamente al gasto de inversión, informó la Secretaría de Finanzas (Sefin).

El crecimiento de las obligaciones financieras, agregó, ha mantenido congruencia con el incremento en los ingresos, de forma que no ha puesto en riesgo su capacidad de pago en corto, mediano, ni largo plazos, al mejorar el capital físico, la calidad de vida de la ciudadanía, potenciando su Producto Interno Bruto (PIB) y la recaudación local.