El coronavirus y el desafío de enseñar y aprender de manera digital

Tras la suspensión de clases en el marco de la pandemia de coronavirus, las nuevas tecnologías nos proveen de oportunidades inigualables para que enseñar y aprender tomen una nueva dimensión.

Con la cancelación de vuelos, eventos masivos y hasta ciudades cercadas, llega el momento de hablar de los efectos del coronavirus en la educación. Con instituciones cerradas, ¿se deja de aprender? Claramente, no. Las nuevas tecnologías nos proveen de oportunidades inigualables para que enseñar y aprender tomen una nueva dimensión. Y esta vez, no solo para pequeños grupos, sino a escalas mayores.

El desafío de utilizar la tecnología no como mero entretenimiento, sino con un fin pedagógico, nos obliga a replantearnos nuestra manera de enseñar.

Si bien hay docentes que vienen incorporando el uso de tecnología en sus aulas desde ya hace un tiempo, y que tienen incorporada la transición de lo presencial a lo virtual, para otros docentes este será un momento para desaprender, aprender y reaprender.

Queda claro que el desafío es enorme. No todos los chicos-ni los docentes- tienen dispositivos o conexión a internet. Ese será otro punto muy importante a tener en cuenta.

La comunicación cambió, y la manera de aprender también. Los alumnos de hoy utilizan la tecnología de manera absolutamente natural. ¡No conocen un mundo sin computadoras! Cuando nacieron ¡Google ya existía! Juegan con videojuegos, usan celulares, Internet, están activos en las redes sociales. Para ellos la tecnología es algo de todos los días y claramente no va a representar el desafío que podría llegar a generarle a los adultos.

Para el alumno de este siglo, que crece y se desarrolla en una sociedad digital, la tecnología es algo que tiene incorporado. Es un medio útil para llevar a cabo diversas tareas. No se cuestiona cómo funciona ni para qué se usa. La utiliza.

El acceso a la información hoy es tan fácil, viable y rápido, que cualquiera puede aprender cualquier contenido en muy poco tiempo y de manera autónoma. Hoy podemos aprender lo que sea, cómo sea y dónde sea. Gracias a las nuevas tecnologías, es posible aprender sin los condicionamientos del espacio y el tiempo. Este tipo de aprendizaje, el de poder acceder al conocimiento en cualquier momento y en cualquier lugar, se denomina ubicuo.

Cualquiera que haya sacado un teléfono celular inteligente o una computadora para buscar en la web la respuesta a una pregunta, o para llamar a alguien para obtener información o asesoría, o para ver un tutorial en YouTube, ya se ha convertido en un aprendiz ubicuo.

Las clases virtuales, a través de Skype, Zoom, Google Classroom, Blended, u otro tipos de plataformas, nos permiten dictar nuestras materias o contenido de una manera muy dinámica e interesante.

La tecnología nos abre la puerta a un universo ilimitado de contenido, además de permitirnos conocer a otras personas, otros profesionales y otras voces, lo que claramente enriquece el aula.

Share this...
Total Page Visits: 42 - Today Page Visits: 1

Horizonte de Matamoros

Docente en la Universidad Tecnológica de Matamoros Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *