Operan con éxito en IMSS a niña con malformación congénita

Médicos del Hospital de Especialidades número 71 corrigieron un estrechamiento de aorta y una persistencia en la arteria cardiaca, en una niña de 10 años en Coahuila

25/03/2020 22:50  ALMA GUDIÑO

COAHUILA.

Médicos del Hospital de Especialidades número 71 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), salvaron la vida de una menor de 10 años de edad, al corregir un estrechamiento de la aorta (coartación) y una persistencia en la arteria cardiaca que no cerró al momento de nacer.

Estas malformaciones congénitas ponían en peligro de la vida de Rosario, originaria del Zacatecas.

El especialista en cardiología pediátrica, Roberto de Jesús Alvarenga, explicó que la niña nació con Síndrome de Turner, enfermedad que se caracteriza por diversas alteraciones, una de ellas y quizá la más grave, es el estrechamiento casi del 100 por ciento de la vena aorta, que es la más importante del cuerpo, por ser el principal conducto a través del cual transita la sangre oxigenada del corazón hacia el cuerpo.

El caso de Rosario es excepcional, porque además de esta malformación tenía una persistencia del conducto arterioso que no había sido detectada al utilizar el equipo de hemodinamia del hospital.

De Jesús Alvarenga detalló que una coartación ocurre en el seis por ciento de todas las cardiopatías congénitas, en tanto que la persistencia del conducto arterioso es la más frecuente en niños; ocurre cuando un  conducto indebidamente permanece abierto y en este caso, tenía la función de mantener con vida a la niña.

El especialista señaló que Rosario arribó a la UMAE No. 71 con hipertensión arterial (secundaria a su problema de circulación) y con un crecimiento limitado debido a que la mitad de su cuerpo no recibía el flujo de sangre necesario porque la vena principal de su cuerpo estaba prácticamente cerrada en una de sus partes.

A la paciente se le realizo una ecografía de corazón en tercera dimensión y tras los estudios se determino un cateterismo como alternativa no invasiva.

Al entrar al corazón encontraron el conductor arterioso, lo que incrementó el grado de dificultad, en un principio se colocaría un tubo conocido como stent, pero tras ver la complejidad se usó un dispositivo especial y una serie de maniobras que no tenían consideradas.

El procedimiento duro tres horas y con el mismo se evitó una cirugía de corazón abierto y en 24 horas de la niña egresó del hospital.

Claudia Sandate y Sebastián Moya, padres de Rosario, agradecieron el apoyo del equipo médico y narraron que la niña se enfermaba constantemente de los bronquios; fue durante una cita en una clínica de Caleras, Zacatecas, cuando la enviaron a Fresnillo, donde le hicieron estudios y finalmente la canalizaron a la unidad de Torreón.

 

Share this...
Total Page Visits: 68 - Today Page Visits: 1

Horizonte de Matamoros

Docente en la Universidad Tecnológica de Matamoros Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *