El Oráculo del Sur

El Oráculo del Sur

El Oráculo del Sur

Por MARCELINO García CONTRERAS

La Caquistocracia Cleptocrática Tamaulipeca.

Tamaulipas fue gobernado por la Caquistocracia Cleptocrática, del año 1993- al 2016,

Veamos:

La caquistocracia es la peor forma de gobierno que se pueda padecer.

Equivale a decir, gobierno en manos de los que no valen nada, de los peores.

Los gobiernos de Manuel Cavazos Lerma, Tomas Yarrington, Eugenio Hernández Flores y Egidio Torre Cantú, cometieron en contra de los Tamaulipecos la Caquistocracia Cleptocrática.

Y de eso no hay duda:

Sus gobiernos fueron en suma impunes, corruptos fue sin duda el establecimiento y desarrollo del poder basado en el robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como nepotismo, clientelismo político y peculado, de tal manera que dichas acciones delictivas quedan impunes, debido a que todos los sectores y actores del poder fueron corruptos, es decir, la justicia, funcionarios de poder ejecutivo y todo el sistema político y económico. Se suele utilizar de manera despectiva para decir que un gobierno es corrupto y ladrón.

En una cleptocracia los mecanismos del gobierno se dedican casi enteramente a gravar los recursos por medio de impuestos no reembolsables, desvío de fondos y otros artilugios e ilícitos que abre las esclusas para que quienes están enquistados en el poder amasen grandes fortunas. En cleptocracia el dinero producto de ilícitos de esta naturaleza es lavado o desviado a cuentas bancarias secretas, por lo general a paraísos fiscales, con el fin de encubrir el robo.

Y esto es sin duda lo que pasó en Tamaulipas desde que el  Gobernador Constitucional del Estado de Tamaulipas (1993-1999). Fue Manuel Cavazos Lerma. Quien actualmente es senador de la Republica, pero que no salió muy bien librado en su administración.

Tomás Yarrington Ruvalcaba, de Tamaulipas (1999-2005), fue arrestado el 19 de abril en Florencia, Italia, acusado de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Está en espera de extradición a los Estados Unidos.

Eugenio Hernández Flores, de Tamaulipas (2005-2010), fue detenido en la entidad que gobernó, pero es solicitado por la justicia de Estados Unidos por lavado de dinero y fraude.

Y otro al que muchos Tamaulipecos quisiéramos ver en la cárcel Egidio Torre Cantú, el cual presidio la administración del periodo de 2011 a 2016, de los más corruptos, ineptos y cómplice del CO.

Estos malos gobernadores Tamaulipecos revelan no solo la traición de cada uno de ellos al priismo de Tamaulipas y se acaba el proyecto renovador del partido porque en ellos se exhibió el gran fracaso de la oferta que presenta el PRI en cada Renovación del Tricolor que prometía y aún prometen sus candidatos a puestos de elección popular.

Esta generación –es- de las 4 administraciones del año 1993- al 2016, conocieron las promesas de, Manuel, Tomas Eugenio y Egidio, ellos prometieron distancia de sus demonios, como ahora lo hacen Alejandro Guevara Cobos y Yahleel Abdala Carmona, quienes prometen resultados, sobriedad y distancia de la corrupción e ineptitud de Manuel Cavazos,  Tomas Yarrington, Eugenio Hernández y Egidio Torre Cantú los cuales terminaron engolosinados y en la cárcel, -aunque falta el, primero sigue vigente como senador y el  último- a quien además de corruptos, nefastos, e ineficaz continuaron con los vicios del viejo y nuevo PRI.

El PRI en TAMAULIPAS no tiene remedio.

El PRI del 2018 es el PRI de las Nuevas Generaciones.

Así lo señalan los candidatos tricolores que aspiran al senado de la Republica en Tamaulipas.

Alejandro Guevara Cobos y Yahleel Abdala Carmona, se definen como la “nueva generación política” forman parte – según ellos-  de una nueva renovación del PRI.

Tal vez sean ellos la prueba de que el PRI aprendió su lección en Tamaulipas.

Se intentan desligar del pasado depredador y corrupto de Manuel Cavazos Lerma, Tomas Yarrington, Eugenio Hernández Flores y porque no de Egidio Torre Cantú, porque ahora ellos ofrecen un mejor proyecto.

El 2018 se antoja muy definitivo para el priismo de esta entidad.

Desmemoriado lo que queda  del priismo de Tamaulipas no está.

Por ello en las elecciones federales y locales del 2018, la nueva generación del PRI merece ser derrotada.

ORACULEROS…Nos vemos por Tamaulipas.

Si te resulto interesante siguenos y comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *