Susana y sus desmanes

PALACIO

Por Mario Díaz

Susana y sus desmanes

-Se inquietan industriales maquiladores
-La juarense se quiere quedar con el SITPMEM
-En riesgo vida de jeque árabe de Chuy Mendoza

LUEGO de varios meses de relativa calma obrero-patronal, en la esquina noreste de Tamaulipas ocurrió un hecho que podría nuevamente trastocar la tranquilidad del sector productivo.

Decenas de trabajadores de la empresa Tridonex que opera en este puerto fronterizo, prácticamente tomaron por asalto las oficinas de la Junta Especial de Conciliación y Arbitraje No. 6, exigiendo que el titular les recibiera oficios de petición para deslindarse de una agrupación sindical.

Encabezados por la abogada SUSANA PRIETO TERRAZAS, los inconformes se apersonaron frente a las oficinas e impidieron el paso de entrada y salida, como medida de presión.

Lo malo del caso es que en horas hábiles del pasado martes se encontraban en el interior personas ajenas al movimiento obrero realizando diversas diligencias y arbitrariamente no se les permitió que abandonaran el edificio, privándolos de su libertad por poco más de tres horas.

Justo ahí es donde vale la pena reflexionar sobre el proceder de los trabajadores sindicalizados inconformes, quienes, azuzados por la abogada juarense especializada en derecho laboral, desvirtuaron su movimiento al afectar a terceras personas.

Cierto es que la Constitución permite la libre manifestación y en repetidas ocasiones se llega al libertinaje de cerrar vías de comunicación, pero el hecho de privar la libertad de terceros podría constituirse en un delito penal.

Varias centenas de empleados sindicalizados de la empresa maquiladora Tridonex decidieron desafiliarse del Sindicato Industrial de Trabajadores en Plantas Maquiladoras y Ensambladoras de Matamoros (SITPMEM) que lidera JESÚS MENDOZA REYES.

Y, en efecto, la reforma laboral permite al obrero elegir a sus representantes y el sindicato que más les convenga. Sin embargo, de acuerdo al procedimiento, la petición debe hacerse a la empresa para que ya no les descuente la cuota sindical.

La Secretaría del Trabajo en Tamaulipas aclaró que la Junta Especial de Conciliación y Arbitraje estudiará cada caso y tiene facultad de determinar lo conducentes hasta un plazo máximo de 72 horas.

Atendiendo la consigna de su asesora, exigían
respuesta inmediata a su demanda al titular de la dependencia conciliadora en materia laboral.

Cabe señalar que el meollo del asunto es que la abogada PRIETO TERRAZAS pretende desaparecer el SITPMEM de JESÚS MENDOZA REYES, ofreciendo a los obreros mejores condiciones en el Sindicato Independiente que ella creó, pero que maneja tras bambalinas.

En realidad, tanto una como el otro se disputan el suculento botín que representan las cuotas sindicales del 4% del salario de alrededor de 15 mil integrantes de esa organización sindical.

Mientras el segundo vive como jeque árabe a costa del trabajo de sus representados, la primera no curte malas baquetas al cobrar sus servicios por el pasado movimiento 20/32, y los jugosos ingresos que representan las cuotas de los sindicalizados.

La marcha con el pretexto del Día Internacional de la Mujer, el pasado domingo, y la toma de las oficinas de la Junta Especial de Conciliación y Arbitraje No. 6 han encendido las luces ámbar, principalmente, entre los industriales de la maquila.

Los paros locos y emplazamientos a huelga del año pasado, aún son recordados por los inversionistas en los parques industriales.

Temerariamente, la abogada juarense SUSANA PRIETO TERRAZAS lo mismo despotrica contra el alcalde MARIO ALBERTO LÓPEZ HERNÁNDEZ que contra el mandatario estatal FRANCISCO JAVIER GARCÍA CABEZA DE VACA.

Cierto es que la libre expresión es un mandamiento constitucional, pero también es una verdad de a kilo que debe existir respeto hacia las autoridades legalmente constituidas.

La pregunta es ¿volverán los desmanes de SUSANA?

Y hasta la próxima.
mariodíaz27@prodigy.net.mx

Share this...

Horizonte de Matamoros

Docente en la Universidad Tecnológica de Matamoros Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *