The dead that you kill…

The dead that you kill…

El debate equis…

J. Eleazar Ávila…

The dead that you kill…

 

Entre líneas: Sé menos inglés que Andrés Manuel López Obrador, pero los títulos así a veces apantallan, o sencillamente llaman más la atención de los lectores. Que si se trata de una expresión que le consignan a José Zorrilla -y otros-,  autor de Don Juan Tenorio, con mayor razón.

Nos referimos al debate que esta semana se desató en redes sociales, sobre la tragedia electoral del PRI en Tamaulipas. Para que no se enojen, menos de 90 mil votos, es para que todos, sin malas vibras, analicen el futuro de este partido, sin cuentos, sin piquetes de ojos.

Se los digo porque mi pasado, altamente orgulloso de entrenamiento priísta hasta 2007, me hizo operar lo mejor de las malas mañas y lo peor de las mejores mañas de este partido, siempre desde abajo.

Pegando micas en las esquinas, escribiendo discursos, siendo delegado leve, coordinador estatal de organización, coordinador estatal de operación política y hasta secretario particular del presidente en 1998.

Lo anoto para que respetemos, que insultar la inteligencia con cartas desde 0 y 00, cuando conozco bien la entraña económica de este instituto, es como para morirse de risa, yo al menos eso hago para no agredir de más, pues ya ven que luego les da por buscar caminos poco rentables.

Cierto, son cientos de miles de militantes que ha perdido este partido, pero no significa que estén muertos y por ello, la presunción de traiciones, de entreguismo.

Me reservo las fuentes, pero mis amigos del PAN me insisten que al menos la últimas dos dirigencias, tuvieron mucho que ver con el desmantelamiento de la estructura tricolor.

La falta de autoridad política y la ausencia de una figura fuerte en la entidad, hizo que terminaran los tiempos de las panzas llenas  y el corazón contento, de quienes sabían, que la cobija más espesa era la que provenía del Gobierno de Tamaulipas.

¿Qué cambió entonces? Desde mi punto de vista, nada, el gobierno de la entidad sigue funcionando como el patrón de los intereses económicos en turno, más los que en su naturaleza, de sobrevivencia, se orillaron para la orilla en  Casa de Gobierno.

Si les empujaron en 2016 desde la Secretaría de Gobernación, que a cada quien le duelan las muelas, pero lo cierto es que, tras la tragedia, lo más terrible que hemos visto,  es la falta de inteligencia colectiva, la ausencia de una autoridad política en modo Tlatoani y por supuesto,  la mezquindad de centenares de favorecidos por el régimen,  hasta los tiempos de Egidio Torre Cantú.

Insisto, no es llorando la desventura,  no es haciendo la guerra de “tamalera intensidad” en whatsapp. Es comprender que, quienes quieran el poder, por encima de los titulares en turno deben aceptar, que no es con rollos setenteros como van a recuperar los espacios.

Son hombres o payasos… el punto además, es que, por más que me vendan la idea, quizá por nostalgia, creo lo que titulamos al principio, tiene validez. Los muertos que vos matáis gozan de precaria salud.

Lo del autor es lo de menos, lo cierto es que la jiribilla va, solo es tiempo de que los interesados guarden los pañuelos, los puñales hechos con servilletas y comprendan que si hoy sufren, es porque les toca pagar los platos, toda la vajilla que ellos mismos rompieron.

De lo demás, como dice el dicho coahuilense. A puñaladas iguales llorar es cobardía. Por cierto, alguna vez el ex delegado de gobernación Rabindranath, cuando nos comentó sobre la experiencia de la derrota en su natal Sonora, dejó en claro que llorar no sirve de mucho.

Y tiene razón, es más, creo que de los pocos estados que han perdido el poder, pero que están de pie, no gimiendo, es Yucatán, donde la fuerza política priísta está a moquetazos y han asumido su papel de verdadera oposición de AN en este punto del país.

Y que cada quien en su conciencia, sepa, si se dejaron ganar, si las dirigencias les dieron un “puchecito”, o si sencillamente se confirma lo que Emiliano Fernández me dijo hace 15 años.  Los priístas de Tamaulipas son de “pants”. Confírmenme con hechos que no.

Del cuarto piso.- Y Enrique Cárdenas se declaró listo para renovar al PRI, reveló este fin de semana lo siguiente:  “Si voy apoyar a Alejandro Moreno. Platicamos él y yo, y tenemos compromisos por el PRI y por México”

Otrosi: “Conversamos por teléfono con el presidente Trump. Le comenté que en Tijuana diré que al presidente de EEUU no le levanto un puño cerrado, sino la mano abierta y franca. Le reiteramos nuestra disposición a la amistad, al diálogo y la colaboración por el bien de nuestros pueblos”, es los que sostuvo  AMLO. Revisen ustedes.

18 pendientes…      Correo: jeleazarmedia@gmail.com

Twitter.- @eldebateequis

Si te resulto interesante siguenos y comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *